El Porque de Galatea:

Una de las más bellas historias de la mitología griega nos habla del rey artista Pigmalión, cuya obsesión por años fue encontrar a la mujer perfecta con la cual casarse. Frustrado en su búsqueda, se torno misógino y rehuía el trato con las mujeres al considerarlas quisquillosas e imperfectas. Decidió no casarse nunca y escogió vivir sin ningún tipo de compañía femenina.

 

Al fin, hastiado de tanta soledad, decidió esculpir en marfil una estatua de mujer que representará el ideal perfecto y absoluto de belleza y armonía femenina. A medida que avanzaba en su obra, el rey se sentía cada vez mas atraído por la hermosura de la estatua (a quien llamo “Galatea”), al punto que se enamoró perdidamente de ella y se pasaba el día cortejando y declarándole su amor a la figura de frío marfil. Desesperado, suplicó a la diosa Venus Afrodita que le diera vida a su amada, y al pasar los días y ver que esto no sucedía creyó enloquecer. Un día fuera de sí, se abalanzó sobre la estatua y la besó apasionadamente, en ese momento, conmovida por tantas muestras de amor, la diosa Venus hizo realidad el deseo de Pigmalión, y este sintió en sus labios ya no el insípido e impasible marfil, sino la cálida y suave piel de su amada.

En 1916, el escritor irlandés George Bernard Shaw en su obra de teatro “Pigmalion” reescribe y reencaucha la historia. La obra, que se desarrolla en Londres, es protagonizada por un profesor de fonética (Henry Higgins), quien al conocer por casualidad en la calle a una humilde e inculta vendedora de flores (Eliza Doolitle ò simplemente “Liza”), apuesta con un amigo que él puede, por medio de entrenamiento e influencia positiva, transformar a la vulgar florista en toda una dama en el lapso de 6 meses. Al cabo del plazo el profesor gana la apuesta al convertir a Liza en una mujer sofisticada que deja a todos con la boca abierta. Liza se comportaba como una dama, porque el profesor Higgins la convenció de que lo era.

 

Pigmalion y Galatea. Por Jean Leon Gerome (Francia).1890
Pigmalion y Galatea. Por Jean Leon Gerome (Francia).1890

En 1956 empezó a presentarse en Broadway la comedia musical My Fair Lady (Mi bella dama), basada en la obra de Shaw. La obra fue un gran éxito, estableciendo un récord como el musical más representado en la historia. Le siguieron una producción teatral en Londres y una exitosa película. Siendo considerado como "el musical perfecto”.

 

Todo esto dio origen a lo que en psicología se llama el “efecto Pigmalión” o la “profecía auto cumplida”. El concepto se aplica a aquellas situaciones en las cuales una persona llega a comportarse de acuerdo a la expectativa que los demás tienen sobre ella.

 

¿Y que tiene todo esto que ver con nuestra empresa?

 

Queremos dignificar la labor de todas las empleadas del hogar. Aspiramos a que su actividad sea valorada en su justa medida. Deseamos contribuir a que las dos partes (familia contratante y empleada) obtengan lo que necesitan. La familia obtiene una empleada idónea, honesta, capaz, habilidosa, motivada y estable; y la empleada obtiene un trabajo digno en condiciones de equidad, respeto y justicia.

 

Por todo lo anterior es que nos consideramos una “marca de amor”.

Niñera Bogota

Servicio domestico

Empleada domestica interna